in

Pizza cetogénica en 10 minutos – la mejor pizza keto del mundo

Hoy vamos a hacer la pizza cetogénica más rica y deliciosa que vas a probar. Lo mejor de todo es que es baja en carbohidratos, está hecha con base de coliflor, que es la mejor opción para seguir la dieta cetogénica.

Pienso que esta es la mejor receta de pizza keto en el mundo que existe actualmente, en primer lugar porque lo crujiente de esta pizza es casi idéntico al de una pizza normal de buena calidad, y además esta pizza es muy fácil de hacer. 

Como dije, esta pizza cetogénica de coliflor es para prepararse en 10 minutos y hornear en unos 15 minutos en total

Cortamos una coliflor

Para hacer esta deliciosa pizza cetogénica, empezaremos cortando una deliciosa coliflor, que va a estar la base de esta receta.

Cortar la coliflor es muy sencillo. Le quitaremos el centro, toda la parte verde. La coliflor es un alimento super nutritivo.

Vamos a cortar todas las flores de la coliflor, nomás tenemos que pasarle el cuchillo y se desprenden.

Ya que vayas avanzando, el centro se va a ir quedando sin flores, queremos separar el centro. Esto te tomará unos 2 minutos, aproximadamente.

Una vez que cortamos toda la coliflor, vamos a poner los tallos en un recipiente para empezar el siguiente paso, que es rallar todo el coliflor.

Se puede usar un rallador de queso, yo te aconsejo hacerlo con la parte más pequeña. Pero si utilizas la parte más grande, no importa, pues a la hora de deshidratarlo no va afectar mucho a la textura.

Una vez que terminamos de rallar toda la coliflor, vamos a  deshidratarla.

Este proceso es bien sencillo, puedes exprimirla con una toalla, o con una malla para queso, o bien en un sartén, esperar a que se evapore todo el agua.

Para mí queda mil veces mejor si combinas las dos, secarlo con un colador y aplastarlo y ya al final deshidratarlo en un sartén.

Aquí vas a durar como unos 10 a 15 minutos, yo te aconsejo que pongas una cama delgada de coliflor, lo seques y después lo dejes enfriar.

En lotes pequeños es más sencillo deshidratar toda la coliflor.

También puedes usar el microondas para deshidratarla, pero para mí es mejor utilizar el sartén, tienes un control total de la textura que tú quieras.

Cuando esté bien deshidratada, el color va a cambiar ligeramente a uno más café. Ya que tengas ese color, vamos a retirar y colocarlo en recipiente hondo y esperaremos a que se enfríe.

Esto es muy importante, pues si utilizas la coliflor caliente se va a derretir con el queso y no se va a distribuir de la manera correcta.

Ahora es tiempo de hacer la masa para la pizza.

Los ingredientes que necesitaremos son:

  • 2 tazas de coliflor ralladas
  • 1 taza de queso parmesano
  • 1 huevo

Si, solamente son 3 ingredientes, la parte más difícil de la receta es deshidratar la coliflor, pero es un proceso bien sencillo.

Analicemos el queso parmesano.

Yo compré este queso parmesano. Como te puedes dar cuenta, contiene

  • 45 calorías de grasa saturada y 27 kcal de otras grasas.
  • 72 calorías de grasa.
  • Si seguimos analizando, nos dice que tiene 0 calorías de azúcares. Por lo tanto, el resto de calorías es de proteína y grasas.
  • Yo revisé la etiqueta nutrimental y tiene 10 gramos de proteína (es, aproximadamente, 40 calorías), y 1 gramo de carbohidrato ( 4 calorías). Esto nos da un total de 116 calorías.

Vamos a agregar una taza entera de queso parmesano.

Yo te aconsejo medir cuánto pesa cada taza, para que así te des una idea de las porciones.

Una taza, según mi báscula, son 70 gramos de queso parmesano. Esto en promedio son 2 porciones. Con esto nos damos una idea de cuántas calorías estamos consumiendo.

De puro queso parmesano serán 270 calorías, aproximadamente.

Medido el queso, empezaremos a batir el huevo.

Batimos un huevo por 30 segundos. Aquí queremos que quede totalmente una sola mezcla homogénea, no que no esté 100% batido, queremos que el huevo se escurra por todo el batidor de globo.

Una vez que ya batimos el huevo, vamos agregar la coliflor.

Yo ya tengo las 2 tazas de coliflor lista en el medidor.

Ten en cuenta que deben estar bien frías, si no el huevo se puede cocer, o bien el queso se puede derretir y la mezcla no va a quedar homogénea.

Así que es mejor esperarse hasta que esté bien fría.

Ya que agregamos la coliflor, únicamente revolvemos hasta que quede una sola mezcla.

Le agregamos la taza de queso y seguimos batiendo, queremos que quede una mezcla homogénea.

Yo procuro batirlo y aplastarlo, como si estuviera formando una masa.

Revuelvo, junto y aplasto.

Es muy sencillo el proceso. Queremos formar una masa, por eso eso hago esto varias veces, para que quede una mezcla homogénea.

Vamos agregar la mezcla en papel para encerar, a mí se me dificultó utilizar el papel para encerar, ya que debes de estar atento para que no se pegue, yo te aconsejo mejor utilizar papel aluminio y untarle un poquito de aceite para que no se pegue.

Ya que pusimos el papel para encerar, queremos formar la base para pizza. Aquí le puedes dar la forma que quieras, yo voy a procurar darle una forma redonda, es bastante sencilla de manejar.

Yo le calculé unos 2 a 3 cm de espesor; es suficiente.

Es bastante relajante jugar con la masa, ya que hayas formado la base para la pizza.

Vamos a precalentar el horno a 400° F o 200 °C.

Ya que el horno esté bien caliente, metemos la base por unos 10-15 minutos por lado.

Primero doramos el primer lado y después el segundo.

Nuestro indicador es el color exterior, cuando este dorado, es tiempo de voltear la pizza.

Ahora te voy a mostrar cómo se debe de ver el pan.

Ve el color que tiene, la textura, realmente parece pan, el doradito se ve bastante bonito, y lo mejor de todo, tiene consistencia, no se rompe.

Puedes preparar varias tortillas de pizza a la vez, y meterlas en el refrigerador o congelador para usarlas otro día.

Es tiempo de preparar la salsa de tomate para la pizza.

Vamos a cocer seis tomates, que alcanza para dos pizzas.

Prepararemos los tomates, como queremos pelarlos, quitarles todas la piel, te aconsejo hacerle una cruz en la punta, esto a la hora de cocerse nos va ayudar a desprenderle la piel. 

Una vez que le hicimos todas las cruces a los tomates, los vamos a poner en agua hirviendo por unos 3 o 4 minutos para que se ablanden.

Ya pasado ese tiempo, vamos a retirar los tomates de la olla y los ponemos en una tabla para quitarles la piel.

Yo agarro una cuchara para retirarlos rápido, están bastante calientes, así que ten mucho cuidado a la hora de retirarlos, te puedes quemar. Yo te recomendaría utilizar dos cucharas para evitar todo tipo de accidentes y quemaduras.

Ya que los retiramos, te sugiero esperar unos minutos a que se enfríen, ya que están muy calientes.

Con 1 minuto que esperes, ya la tarea de quitarles la piel se vuelve más sencilla.

Puedes observar que es super sencillo quitarle la piel, no se batalla absolutamente nada.

Ya que le quitamos toda la piel a los tomates, vamos a cortarles la orilla, no queremos esa pieza en nuestra salsa.

Una vez que le quitamos la piel a todos los tomate y cortamos la orilla, los ponemos dentro de la licuadora.

Hacemos lo mismo con el resto de los tomates, es super sencillo y puedes sentir cómo se desmoronan los tomates en tus manos.

Y los empezamos a licuar. Si te gusta muy espeso, los puedes licuar unos cuantos segundos. En mi caso, yo prefiero una salsa menos espesa, así que los voy a moler por unos 30 segundos.

Dejaremos un rato el tomate en la licuadora.

Vamos a calentar una olla, agregamos 1 cucharada de aceite y una cucharada de mantequilla sin sal.

El aceite va a impedir que la mantequilla se ponga negra.

Agregamos la salsa, que empiece a agarrar temperatura, le damos unas vueltas.

Y en lugar de picar la cebolla y el ajo, aquí vamos a hacer algo diferente. Agregaremos la cebolla entera, cortada en dos o en cuatro, cómo prefieras.

Yo por el tamaño de la olla, decidí mejor cortarla en 4, pero en dos piezas está perfecto.

Una vez que agregamos la cebolla, agregamos unas dos o 3 hojas de albahaca para darle ese clásico sabor italiano a nuestra salsa.

Y, finalmente, vamos a picar unos dos ajos.

Ya que los terminamos de picar, los agregamos, a la salsa.

¡Ve los colores de esta salsa de tomate, se ven hermosos!

Ya que haya pasado unos minutos, le agregamos una cucharada de pasta de tomate, esto le va a dar un sabor más intenso a tomate y un color más rojizo.

Si no tienes pasta de tomate, no hay problema, no lo agregas, es un complemento para darle color y un sabor más concentrado a la salsa de tomate.

Ya que hayan pasado unos 10 minutos, le agregamos 1 cucharadita de orégano y 1 cucharadita de chile quebrado, puede este le dé un sabor ligeramente picosito.

Ahora únicamente revolvemos la salsa.

Ve cómo se deshizo la cebolla, parece más cebolla que salsa, pero no te preocupes al final vamos a retirar la cebolla y nos quedaremos con la pura salsa.

Ya que hayan pasado unos 20-30 minutos y la salsa esté oliendo riquísimo, vamos a filtrar las cebollas para dejar solamente la salsa.

Yo te aconsejo utilizar un colador que no sea muy fino, pues puedes batallar un poco en este proceso.

Ya que retiramos la cebolla, ve qué bonito color terminó de agarrar la salsa.

Ya únicamente agregamos sal y pimienta al gusto.

Realmente estuvo super sencilla de hacer esta salsa.

 Ya la última parte es la más divertida, vamos a preparar la pizza a nuestro gusto.

Yo haré una margarita con champiñones y una pizza clásica de pepperoni.

Vamos a empezar con la pizza de pepperoni.

Le ponemos tomate a nuestra base para la pizza. Esparce bien toda la salsa por la base, que todas las orillas queden repletas. 

Le vamos a agregar el queso, aproximadamente unos 60 gramos. Si quieres, puedes agregarle un poco más, solo toma en cuenta que van a ser más calorías.

Esparce bien el queso. Te recomiendo rallar el queso antes para que sea más fácil distribuirlo, igual se va a derretir, pero queda más homogéneo si el queso está rallado antes.

Yo estoy batallando un poquito por no rallarlo con anticipación.

Procura que cada parte de la pizza tenga queso, para que cuando se derrita, toda la pizza quede repleta.

Una vez que le pusimos queso, vamos agregar los pepperonis, estos si tiene muchas calorías, así que hay que medir la cantidad.

Por cada 100 gramos de pepperonis son, aproximadamente, 494 calorías, de los cuales 44 gramos son de grasa. Esto equivale a 396 calorías de grasa y 23 gramos de proteína, es decir unos 92 calorías de proteínas.

Así que sí es recomendable no agregar muchos pepperonis.

Puedes agregar los ingredientes que tú quieras, siempre y cuando sean alimentos permitidos dentro de la dieta cetogénica.

La metemos al horno, aproximadamente unos 5 a 7 minutos a 400°F o 200°C, visualmente se tiene que ver bubujear el queso, en ese momento ya sabemos que va estar la pizza.

La sacamos del horno y la servimos.

Tiene un ligero olor italiano por la salsa y el albahaca. Huele bastante rico esta pizza.

Créeme que en cuanto la pruebas, se juntan todos los sabores y le da un sabor increíble.

Y lo mejor de todo, estamos consumiendo verduras, ya que nuestra base es de coliflor, a diferencia de la pizza normal que su base es de harina.

Aquí estamos consumiendo más fibra, igual, puedes acompañar esta deliciosa pizza con una ensalada, sería la combinación perfecta para balancear este platillo.

Vamos a servir la pizza, la voy a cortar en piezas iguales y vamos a  disfrutarla.

Me falta hacer la última pizza, la Margarita.

Esta es una pizza con un poquito menos de grasa y que también sabe super rica por su combinación de verduras.

Vamos a preparar la base de la pizza.

Agregamos la salsa de tomate, que el pan no quede repleto de salsa.

Después, le agregamos el queso, aproximadamente le voy a poner unos 60 gramos.

Te aconsejo siempre pesar el queso, para no excederte. Es muy fácil, en esta parte de la receta, agregarle todo el queso que tú quieras, por eso es importante añadirle todo lo necesario.

Con 60-70 gramos es más que suficiente para cubrir toda la pizza con queso.

Ya que tenemos las dos bases, agregamos nuestro topping. Yo voy a empezar con los champiñones, unos cuantos alrededor de la pizza.

Agregamos unos tomatitos para que se vean más verduras en nuestra pizza y unas cuantas hojas de albahaca, las distribuimos muy bien.

Yo las voy a poner debajo de los tomates para que se vea mas bonito.

También podemos agregar peperonis, pero, creo que mejor haré una sola pizza de pepperoni.

¡Ve qué bonita se ve la pizza! Cambió el aspecto totalmente.

Ahora únicamente ponemos la pizza en el horno por unos 5 o 6 minutos a 400° y la servimos.

Valores nutricionales de la pizza cetogénica de coliflor:

  • Contiene 2 porciones
  • Total de calorías por porción 314 calorías
  • Macronutrientes Totales: Carbohidratos netos: 4 gramos (5%) Proteína: 26 gramos (32%) Grasa: 22.5 gramos (63%)

¡Ve qué bonito color agarró esta pizza! ¡Ve qué bonita se ve!

Ya no más, cortamos la pizza y la servimos.

Como ya te había comentado anteriormente, te recomiendo acompañar esta deliciosa pizza con una ensalada y, aunque es una pizza baja en carbohidratos, al igual que en una dieta normal, lo indicado es comerla esporádicamente.


Escrito por Dr Manuel Oviedo

Médico egresado de la facultad de medicina de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Jefe editor del sitio web guiaketo.com desde 2019. Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 meriendas cetogénicas para hacer en menos de 5 minutos

25 desayunos keto deliciosos, fáciles y rápidos de hacer